En Italia se llama “i giorni della Merla” a los tres últimos días de enero: 29,30,31, e indican uno de los períodos más fríos del año.

Según la leyenda, si los días del mirlo son fríos, la primavera será hermosa; si son calientes, la primavera llegará tarde.

El Merlo con su pico color naranja, (CC BY-SA 3 Malene Thyssen User Malene)

El origen de la frase “i giorni della Merla” son diversos.

Sebastiano Pauli un sacerdote y literato, ya en el lejano 1740 publicó dos hipótesis para explicar esta creencia. (Probablemente se refiere a la guerra de sucesión de Austria con María Teresa, que vio involucrada a las principales potencias europeas de esa época).

La primera: “El origen de aquel dictado es éste: teniendo que pasar un cañón pesado, llamado la Merla, sobre el Po, se esperaba la oportunidad de estos días: en que, desde el río estaba completamente helado, se podia pasar por encima de hielo, que al sostenerlo le daba la comodidad de hacerlo llegar a la otra orilla”.

Otra idea contada por el mismo autor es “Que una noble señora de Caravaggio, apellidada De Merli, debiendo cruzar el río Po para alcanzar a su marido solo lo pudo hacer en estos días, en los cuales pasó encima del río helado. De allí que en Italia también se usa decir refiriéndose a los de edad avanzada: “La Merla ha attraversato il Po”.

Entretanto sobre el origen más sólido de esta tradición se refiere al astrónomo Cornelio Merula, encargado por el emperador Giulio Cesare de modificar el calendario, quitando tres días de febrero para pasarlos a enero. De hecho en el calendario romano enero tenía solo 28 0 29 días, según los cambios desde la reforma de Numma Pompilio, en el 716 A.C.

Así, en el 14 A.C., el mes de nero se alargó tres días más, llamados “los días de Merula” refiriéndose al apellido del astrónomo, que en lenguaje popular fue cambiando hasta llegar a ser “i giorni della Merla”. Merula acabó siendo un apellido importante en la Roma antigua, así la Via Merulana (que va de Santa María Maggiore a San Giovanni in Laterano) toma el nombre de las posesiones de los Merula.

A la luz de esto, probablemente no fue “I giorni della Merla” los que tomaron el nombre de un cañón que pasó sobre el río Po helado, sino al contrario: al cañón lo bautizaron “La Merla” porque lo cruzaron “Il giorno della Merla”.

En español el femenino de mirlo, siempre es mirlo, debiendo especificar macho o hembra. En Italiano en cambio puede usarse tanto para macho como para hembra. Las crías del mirlo se llaman “merlotti”. El origen del nombre es latino: Mérula.

Existen también una fábula sobre este día, según la cual los merlos eran blancos y al esconderse en una chimenea por el frío quedaron negros… y varias otras leyendas. En algunas regiones italianas, se celebra la “festa della Merla” con cantos populares entorno a una enorme hoguera, calentándose y esperando que la estación del frío se acabe pronto.

Hernan Sergio Mora

Have Some Question About Tours & Travel?

let's talk

Information

About Us

AxiomThemes © 2022. All Rights Reserved.

Powered with Travesia